sábado, 26 de junio de 2010

LA HERMANDAD DEL GRAN PODER DA UN GOLPE EN LA MESA


Me limito a publicar la noticia que me llegó el viernes 26 de junio, en la que reza que la Hermandad de Jesús del Gran Poder y María Santísima del Mayor Dolor, mediante correo certificado, ha dado de baja a un grupo de hermanos, costaleros en este caso, entre los que se encuentran Javier Carrasco y José Antonio Roldán, alegando determinadas opiniones expuestas en foros y redes sociales.
En breve comentaremos la noticia con más profundidad, pero dejo abierto el espacio de comentarios para exponer vuestras opiniones al respecto.

5 comentarios:

Frayle dijo...

Yo abogo por la sensatez y el dialogo.
Espero que esa medida fuese el fruto de un melentendido y que habalando el tema entre ambas partes todo vuelva a la normalidad.

J. Carlos Medina dijo...

Mas de lo mismo hermano. Quizá el pesimismo se cierne hoy sobre mi pero tarde o temprano las cacicadas hacen acto de presencia en cualquier cofradía. Coartar la libertad de expresión, el derecho a la queja y crítica parece que se ha instalado en las cofradías. Somos proscritos todos aquellos que no comulgamos con la tontuna y gilipollez cofrade.
Dicho esto creo que no se les puede dar de baja como hermanos cofrades a alguien que simplemente se limita a discrepar. Eso es ilegal, inmoral y una barrabasada muy común en este nuestro Motril. Estoy ya harto de paletos con cargo, de mamasopas con poder de mando, de gente que no ve mas allá de su ombligo, de mentes inútiles que solo exprimen su única neurona para optar al cargo y que despues la dejan tan exausta que ya no dan mas de si.

Creo en Dios, pero algo falla para que un puñado de peleles acaben mandando en las cofradías. Que lástima de esfuerzo y tiempo perdido por parte de todos aquellos que alguna vez quisieron colaborar con una cofradía y han acabado denostando y repudiando a todo lo que huela a gilipollez extrema rebozada de incienso, trajes y medallas.

Soy motrileño, pero que trabajo cuesta reconocerlo por culpa de esta panda de mamelucos. Y no me refiero solo a esta cofradía sino a la cantidad de aberraciones que continuamente tenemos que escuchar y ver, hoy de unas y mañana de otras cofradías.

No conozco el motivo ni las motivaciones exactas por las que han hechado de mala manera a todos estos cofrades y la verdad es que me importa un bledo (decir una mierda está muy mal visto) pero por cada cofrade relegado de su derecho a serlo debería dimitir cada uno de los miembros de la junta de gobierno con su hermano mayor a la cabeza porque ese hecho, el simple hecho de tener que darle una puñalada trapera a un cofrade supone el fracaso de una junta de gobierno.

Que pena y que asco.

Varadepalio dijo...

Dicen que muerto el perro se acabo la rabia no?¿ pues eso es lo que han querido hacer, la cuadrilla mientras ha estado callada, era la mejor, pero ahora que no están conformes con algunas cosillas (no todos) pues ya les molesta, de todas maneras yo creo que ha pagado justo por pecadores...

Jesús Ortiz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús Ortiz dijo...

Vuelvo a publicar el comentario de J.C. Medina, puesto que, sin saber por qué, no aparece publicado en la página.
Disculpa, Carlos, es algo ajeno a mí.
"Mas de lo mismo hermano. Quizá el pesimismo se cierne hoy sobre mi pero tarde o temprano las cacicadas hacen acto de presencia en cualquier cofradía. Coartar la libertad de expresión, el derecho a la queja y crítica parece que se ha instalado en las cofradías. Somos proscritos todos aquellos que no comulgamos con la tontuna y gilipollez cofrade.
Dicho esto creo que no se les puede dar de baja como hermanos cofrades a alguien que simplemente se limita a discrepar. Eso es ilegal, inmoral y una barrabasada muy común en este nuestro Motril. Estoy ya harto de paletos con cargo, de mamasopas con poder de mando, de gente que no ve mas allá de su ombligo, de mentes inútiles que solo exprimen su única neurona para optar al cargo y que despues la dejan tan exausta que ya no dan mas de si.

Creo en Dios, pero algo falla para que un puñado de peleles acaben mandando en las cofradías. Que lástima de esfuerzo y tiempo perdido por parte de todos aquellos que alguna vez quisieron colaborar con una cofradía y han acabado denostando y repudiando a todo lo que huela a gilipollez extrema rebozada de incienso, trajes y medallas.

Soy motrileño, pero que trabajo cuesta reconocerlo por culpa de esta panda de mamelucos. Y no me refiero solo a esta cofradía sino a la cantidad de aberraciones que continuamente tenemos que escuchar y ver, hoy de unas y mañana de otras cofradías.

No conozco el motivo ni las motivaciones exactas por las que han hechado de mala manera a todos estos cofrades y la verdad es que me importa un bledo (decir una mierda está muy mal visto) pero por cada cofrade relegado de su derecho a serlo debería dimitir cada uno de los miembros de la junta de gobierno con su hermano mayor a la cabeza porque ese hecho, el simple hecho de tener que darle una puñalada trapera a un cofrade supone el fracaso de una junta de gobierno.

Que pena y que asco."