lunes, 17 de mayo de 2010

LA HISTORIA DE LA IMAGEN DE NUESTRO PRIMER JUEGO DE HABILIDAD


MUY ILUSTRE, ANTIQUÍSIMA Y REAL HERMANDAD DE LA PRECIOSÍSIMA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y MADRE DE DIOS DE MISERICORDIA. SECCIÓN DE LA CAMA DEL SEÑOR




Santísimo Cristo de la Cama (Anónimo, Siglo XVII). Es imagen muy venerada en Zaragoza desde antaño. Además de la cita anual con los zaragozanos en la Procesión del Viernes Santo, ha salido a la calle en multitud de ocasiones , con motivo de calamidades o penosas circunstancias sufridas por la ciudad, especialmente por sequías y epidemias. Así ocurrió en los años 1661, 1713, 1748, 1868, 1976 y 1885. No se ha precisado hasta el momento ni la fecha ni el autor de la talla; pudo haber sido realizada a últimos del XVI o principios del XVII, dado su marcado carácter barroco. El rostro es largo, con los ojos levemente entreabiertos,
sereno, piadoso, sugerente. Imagen articulada, se empleaba en la ceremonia del Descendimiento de la Procesión del Santo Entierro del siglo XVII. Antes de la restauración, el Cristo de la Cama presentaba huella de bayoneta. También había recibido el impacto
de una bala durante el apresurado trayecto entre el Convento de San Francisco y el Pilar. Un grupo de zaragozanos, encabezados por una mujer de nombre María Blázquez, lo rescataron de las humeantes ruinas del Convento de San Francisco, antes que la rapiña gala hiciera de las suyas. Lo llevaron al palacio arzobispal, en donde se encontraba enfermo Palafox, y de allí al Pilar, frente al altar de los Convertidos. Estas vicisitudes acontecieron durante el Segundo Sitio de Zaragoza por las tropas de Napoleón. En 1810 fue trasladado el Cristo de la Cama a la iglesia de la Santa Cruz, y tres años más tarde, el 24 de Diciembre de 1813, a la iglesia de Santa Isabel, en donde permanece en la actualidad. Con motivo de la celebración del Centenario de los Sitios de Zaragoza, el Santísimo Cristo de la Cama fue declarado: “Héroe de los Sitios”, imponiéndole el arzobispo Soldevila, la medalla de oro de los Sitios. En 1936 la medalla fue entregada al Gobierno para sufragar los gastos de la Guerra Civil.
La que actualmente luce el Santísimo Cristo en la cabecera de la Cama, data de 1958. La Cama del Señor está custodiada por dos ángeles. Los símbolos de los cuatro evangelistas llenan sus ángulos. La carroza, magníficamente trabajada, fue realizada por el ilustre escultor Antonio Palao, quien contó con la ayuda de Manuel Albareda Cantavilla, de la estirpe de los imagineros aragoneses que tanto han hecho por la Semana Santa de Zaragoza.
El paso es llevado en procesión por diez hermanos; el cabecero es, habitualmente, el Hermano Decano de la Sección.

2 comentarios:

Fermín Iván dijo...

Está claro que, a lo largo de toda nuestra geografía nacional, perviven tradiciones y celebraciones que nos son ajenas en sus formas, pero que son espléndidas y únicas desde un punto de vista artístico, histórico y humano. Debemos apreciar todo lo que puedan abarcar nuestros sentidos y nunca menosvalorarlo porque, simplemente, sea disitinto a lo que conocemos. Solo desde esa amplitud de miras aprenderemos a mejorar lo nuestro y a sentirnos orgullosos no solo de nuestra localidad o provincia, sino de un estado que es rico en todo lo referente a su legado. Enhorabuena por la entrada.

Jesús Ortiz dijo...

Bienvenido al blog, Fermín, y gracias por tu comentario.